Dr. Luis Aguilella Fernández
Unidad de Cirugía de la Mano y Extremidad Superior. Hospital Universitario de La Ribera

Resumen

Evolución del tratamiento de la pseudoartrosis de escafoides cuando todavía puede beneficiarse de una cirugía reconstructiva, está hoy día plenamente aceptada. Algunos pacientes con escasa sintomatología puedan mostrarse reacios, y ciertamente seguimos sin poder garantizar la consolidación de la pseudoartrosis, pero conviene advertir a estos pacientes que la evolución hacia una muñeca artrósica tipo SNAC (Scaphoid Nonunion Advanced Collapse) será inevitable y que en esa fase únicamente se les podrá efectuar cirugía paliativa.

Los traumatólogos de mi generación tuvimos la suerte de contar ya con tornillos Herbert canulados, que simplifican notablemente el tratamiento quirúrgico tanto de las fracturas como de las pseudoartrosis de escafoides. La clásica técnica de Matti-Russe fue progresivamente abandonada y la denominada técnica de Fisk-Fernández2 pasó a ser el “gold standard” en los años 90. El objetivo de ésta última no era simplemente conseguir la consolidación, sino también reconstruir la morfología del escafoides, y para ello usaba un injerto tricortical de cresta iliaca tallado a la medida del defecto óseo provocado por la pseudoartrosis. La osteosíntesis se podía efectuar con agujas o preferentemente con un tornillo.